La combinación entre gastronomía y hostelería en Doña Luz marca un sello diferente en este negocio familiar. Se puede destacar la hospitalidad y amabilidad al ser recibido en el Hostal Doña Luz. Cuenta con 4 cuartos con buen confort que incluye clima, agua fría y caliente, camas muy buenas, baño privado y es muy acogedor.

Está apto para hospedar a familias, amigos y amigas, estudiantes, y personas que desean intercambiar con la familia cubana, especialmente con la del Camagüey, ciudad que es reconocida como ciudad de las iglesias, laberinto, y de los tinajones, con más de 500 años de existencia y una linda historia y cultura de las personas que la habitan.

Además, su ambientación se distingue por obras de artes y muebles antiguos de madera preciosas, con mucho esmero se han conservado a pesar del tiempo transcurrido. Del mismo modo, resalta la losa de porcelana y la cristalería de manera general, para sentirse a gusto al hospedarse en esta casa particular, hostal o rent room como se les conoce usualmente en Cuba a este tipo de negocio.

Hacen alusión a uno de los textos más leídos en el mundo: la Biblia. A partir del cual ven en su visión cuando ¨dijo Dios: Haya luz, y hubo luz. Vio Dios que la luz era buena y apartó Dios la luz de la oscuridad, y llamó Dios a la luz Día, y a la oscuridad la llamó Noche. ¨ (Génesis 1, 4-5).

Dijo Luz: ¨Haya Restaurante, y hubo restaurante, vio que el restaurante era bueno y le adicionó recreación, notó que fue magnífico y sumo naturaleza para hacer este lugar especial. ¨

Es que la cocina y oferta del restaurante Doña Luz es distintiva, ella encierra un matiz propio, según su dueña. Pues las ideas al trasmitirse de padres a hijos conformaron un producto asequible por los visitantes y variado, que se ajusta al cliente más exigente, con un estilo que semeja a las zonas campestres y rurales de la bella Cuba, donde campesinos y familia comparten los sabrosos platos, con el deleite el deseo de volver a quien deguste de esta comida criolla.

Los platos son toda una provocación al buen comer con un olor excelente. Su oferta es variada manteniendo las ofertas de acuerdo a las provisiones que existen en el mercado que en muchas ocasiones son escasas; pero con mucho empeño en el buen hacer su colectivo de trabajo aportan los mejor de sí para que el cliente se sienta como en casa.

Se pueden citar algunos platos que se recomiendan, por ejemplo: croqueticas de la casa, masas de cerdo fritas, chicharritas, fricasé de carnero, pescado entero frito o filete de pescado encebollado, garbanzos fritos, flan de caramelo, jugo natural y la refrescante cerveza Tínima.

Doña Luz restaurante y hostal está en la Avenida Finlay No. 464 entre 1ra y 3ra, reparto Puerto Príncipe de la ciudad de Camagüey (Cuba).

Ver más noticias.

0 0 0 0