La industria turística cubana, sus playas, escenarios y otras bondades están listos para recibir a miles de visitantes, apenas unas pocas semanas después del paso del huracán Irma por el archipiélago cubano.

Diana Olivera representante del Ministerio de Turismo de Cuba, durante un encuentro con turoperadores y representantes de agencias de viaje mexicanas explicó el proceso de recuperación que permitió restañar los daños ocasionados a la Isla por el meteoro.

La funcionaria refirió las acciones realizadas para resguardar y evacuar a miles de turistas extranjeros y nacionales que veraneaban en el país cuando impactó el huracán, la mayoría de ellos en los polos turísticos de la cayería del centro-norte de la isla. Dijo que las mayores afectaciones fueron áreas verdes, cubiertas ligeras, falsos techos, cristalería y los ranchones.

Reconoció que ante la coyuntura fueron suspendidos 141 vuelos, lo cual incidió en el decrecimiento ocupacional y de visitantes, aunque para lo que va de año el acumulado es de 23 por ciento de incremento en arribos. Subrayó la mayoría de las playas están ahora mejor que antes del paso del huracán, pues crecieron en el ancho de arena.

Destinos turísticos como La Habana, Baracoa, Holguín, Santa Lucía y Varadero, entre otros, están prestos y funcionando, apuntó. Explicó que polos como los cayos Coco, Santa María y Guillermo estarán operando con la mayor parte de sus hoteles el 1 de noviembre, cuando comienza la temporada alta del turismo en Cuba.

Aseguró que ninguna de las instalaciones hoteleras sufrió daños estructurales por el embate del fenómeno meteorológico y que, al estar aseguradas se adelantó el financiamiento para la recuperación. También en ello participaron fuerzas constructivas, los trabajadores de los hoteles, amén de la disponibilidad de los materiales para ello y la voluntad política del gobierno cubano para poner a punto las capacidades de esa importante industria del país.

Tomado de http://www.caribbeannewsdigital.com/

Ver más noticias.

0 0 0 0